Economía política, Referencia

MMT Blog 13: ¿Monedas de dinero-mercancía (commodity money)? Metalismo vs Nominalismo, Parte Dos

Esta entrada forma parte de una Introducción a la MMT, cuyo índice se encuentra aquí.

Por L. Randall Wray, traducido y adaptado por Daniel Carrera, de su original en New Economic Perspectives.

La semana pasada examinamos los orígenes de las monedas, argumentando que la acuñación es un proceso relativamente reciente. Desde el principio, las monedas tenían un contenido de metales preciosos. Examinamos una hipótesis para eso, ya que, desde el punto de vista de la MMT, la “cuestión del dinero” es simplemente una “ficha” o registro de deuda. Si eso es cierto, ¿por qué “estampar” el registro en metales preciosos? Durante miles de años, las deudas se registraron en arcilla, madera o papel. ¿Por qué el cambio entonces? Argumentamos que los orígenes de las monedas en la antigua Grecia deben ubicarse en el contexto histórico específico de esa sociedad. El uso de metales preciosos no fue una coincidencia, pero tampoco fue consistente con la visión del dinero commodity. Si bien es cierto que el uso de metales preciosos era importante y quizás incluso crítico, esto se debía a razones sociales y estaba vinculado al surgimiento de las polis democráticas. Esta semana, examinaremos la acuñación desde los tiempos romanos hasta la sociedad occidental del presente.

Las monedas romanas también contenían metales preciosos. Pero hay muy pocas dudas de que el derecho romano haya adoptado lo que se llama “nominalismo”-el valor nominal de la moneda lo determinan las autoridades, no el valor del metal incorporado en la misma (esto último es el denominado “metalismo”). El sistema de monedas estaba bien regulado y, aunque el contenido de metales preciosos cambió entre las monedas, no hubo problemas significativos de devaluación o inflación. En el derecho romano, se podía depositar un saco de monedas particulares (in sacculo) y cuando se pagaba exigir que se devolvieran las mismas monedas (reivindicación). Sin embargo, si a uno se le debía una suma de dinero (en lugar de monedas específicas), uno tenía que aceptar como pago cualquier combinación de monedas ofrecidas que fueran “dinero del reino”-monedas oficialmente sancionadas cuyo pago lo exigía la corte (condictio).

Esta práctica continuó durante el período moderno temprano, en el que uno depositaba por seguridad, ya sea sacos sellados de monedas (y podía exigir exactamente las mismas monedas en la bolsa aún sellada) o monedas sueltas (en cuyo caso, cualquier moneda legal tenía que ser aceptada). Por lo tanto, el “nominalismo” en general prevaleció, a pesar de que parece ser una forma de “metalismo” aplicado a monedas específicas en sacculo. *

En realidad, tenía que ver más con la opinión de que las monedas eran un “bien inmueble”, algo que el propietario tenía interés de poseer. Sin embargo, una vez que las monedas sueltas del propietario se mezclaban con otras monedas, no había “ninguna marca” —ninguna manera de determinar la propiedad específica y, por tanto, el demandante solo tenía derecho a ser reembolsado en dinero legal- como por ejemplo en Inglaterra, con la legalis moneta Angliae, que se estipuló que era una suma de “libras esterlinas”. No había moneda de libra esterlina (de hecho, Inglaterra ni siquiera acuñó la libra, su dinero de cuenta), sino que la deuda se pagó proporcionando la suma apropiada de monedas declaradas como dinero legal por la Corona- que podría incluir monedas extranjeras- en el valor nominal dictado por el Rey.

Las autoridades que emitían monedas tenían la libertad de cambiar el contenido de metal en cada una de ellas; las sanciones por negarse a aceptar la moneda de un soberano en pago, al valor establecido por el soberano, eran severas (a menudo, la muerte). Aun así, existe la paradoja histórica de que cuando al rey se le pagaba en monedas (por tarifas, multas e impuestos), las pesaba- y aceptaba por un valor menor o rechazaba a las monedas de bajo peso. Si las monedas se valoraban de forma nominal, ¿por qué molestarse en pesarlas? ¿Por qué el emisor -el Rey- parecía tener un doble estándar, uno nominalista y uno metalista?

En la circulación privada, los vendedores también favorecían a las monedas “pesadas”- aquellas que pesaban más o eran de mayor finura (es decir, más contenido de metales preciosos). Ciertamente, no querían encontrarse en la situación de intentar hacer pagos a la Corona con monedas de bajo peso. Por lo tanto, operaría una “Ley de Gresham”: todos querían pagar en monedas “ligeras”, pero también querían que se les pague en “monedas pesadas”. En ese sentido, existía una clara preocupación por el contenido metálico de las monedas; además, se fabricaron y vendieron balanzas bastante precisas (y bastante pequeñas) para pesar a las monedas de manera individual. Esto hace parecer a los historiadores modernos (y economistas), que reinaba el “metalismo”: es decir, que el valor de las monedas se determinaba por su contenido de metal.

Y, sin embargo, observamos indicios en los fallos de los tribunales de que la ley favorecía a una interpretación nominalista: cualquier moneda legal tenía que ser aceptada. Además, tenemos a reyes que impusieron duras penas de prisión (la sentencia solía servir al “placer del rey”- ¡qué bonita forma de decirlo! Solo imagine el placer del rey al retener indefinidamente a los que rechazaron sus monedas), o la muerte, por rechazar cualquier moneda considerada legal. ¡Todo parece tan confuso! ¿Era nominal o era de metal?

La última pieza del rompecabezas parece ser la siguiente: hasta que se inventaron las técnicas modernas de acuñación (incluido el fresado y el estampado), era relativamente fácil “recortar” las monedas- cortar parte del metal del borde. De igual manera, se podían frotar para recoger granos de metal. (Incluso el desgaste normal redujo rápidamente el contenido de metal; las monedas de oro en particular eran blandas. Por esa razón, no eran específicamente adecuadas como un “medio de intercambio eficiente”- aunque esa es otra razón para dudar de la historia del metal).

Por esos motivos, el Rey las pesaba para comprobar si estaban cortadas. (Como puede imaginarse, la sanción por el recorte era severa, incluida la muerte). Si no lo hubiera hecho, habría sido la víctima de la Ley de Gresham; cada vez tendría menos metal precioso para trabajar. Pero debido a que pesó las monedas, todos los demás también tuvieron que evitar estar en el lado equivocado de la Ley de Gresham. Nuevamente, lejos de ser un “medio de intercambio eficiente”, encontramos que el uso de metales preciosos estableció una dinámica destructiva que solo se resolvería con la transición al papel moneda. (En realidad, incluso el papel no alcanza al ideal; por ejemplo, quizás algunos lectores han tenido problemas para conseguir que se acepte el papel moneda más antiguo- como me sucedió a mí en Italia antes de que adoptara el euro- debido a la dinámica de la Ley de Gresham. Gracias a Dios por las computadoras, las pulsaciones de teclas y los LED).

Los reyes a veces empeoraban esa dinámica- al retractarse de su promesa de aceptar sus antiguos IOUs acuñados en valores previamente acordados. Esta era la práctica de “llorar” las monedas. Hasta hace poco tiempo, las monedas no tenían el valor nominal estampado en ellas- valían lo que el Rey anunciaba en sus “casas de pago”. Así, para duplicar efectivamente la carga fiscal, podía anunciar que todas las monedas en circulación valían solo la mitad de su valor previo. Dado que esta era una prerrogativa del soberano, los tenedores se enfrentaban a cierta incertidumbre sobre el valor nominal. Ésta era otra razón para aceptar solo monedas pesadas- sin importar cuánto el Rey “llorara” las monedas, el valor mínimo sería igual al valor del contenido metálico. Sin embargo, normalmente las monedas circulaban al valor nominal más alto establecido por el soberano, y exigido por la corte bajo la amenaza de sanciones severas si se las rechazaba.

Existe un aspecto adicional de la historia. Con el surgimiento de los predecesores Reales de nuestro Estado Moderno, se produjeron los fenómenos gemelos y relacionados del Mercantilismo y las guerras extranjeras. Dentro de un imperio o estado, los IOUs del soberano son suficientes “cuestiones del dinero”: mientras el soberano los acepte como pago, sus súbditos o ciudadanos también los aceptarán. Cualquier “ficha” servirá- ya sea de metal, papel o entradas electrónicas. Sin embargo, fuera de los límites de la autoridad, es posible que las fichas no se acepten en absoluto. En cierto sentido, el comercio internacional y los pagos internacionales se asemejan más al trueque, a menos que exista una “ficha” universalmente aceptada (como el dólar estadounidense hoy en día).

Puesto de esta manera: ¿por qué alguien en Francia querría el IOU del enemigo jurado de Francia, el Rey de Inglaterra? Fuera de Inglaterra, las monedas del rey solo podían circular por el valor del metal precioso que contenían. El metalismo como teoría, bien podría aplicarse como una especie de piso al valor de un IOU de un rey: en el peor de los casos, su valor no puede caer mucho más por debajo del contenido de oro, ya que puede fundirse en forma de lingotes.

Eso nos lleva a la política del Mercantilismo, así como a la conquista del Nuevo Mundo. ¿Por qué una nación querría exportar su producción, solo para que la plata y el oro regresaran para llenar las arcas del Rey? ¿Y por qué la ambición en el Nuevo Mundo para conseguir oro y plata? Porque el oro y la plata eran necesarios para llevar a cabo las guerras extranjeras, lo que requería la contratación de ejércitos mercenarios y la compra de todos los suministros necesarios para apoyar a esos ejércitos en tierras extranjeras. (Inglaterra no tenía grandes aviones para lanzar en paracaídas a las tropas y a los suministros sobre Francia- al contrario, contrataron tropas en el continente y compraron los suministros a los proveedores locales). Había un círculo vicioso agradable en todo esto: las guerras se libraban tanto por oro y plata, como para ¡oro y plata!

Aquello provocó un problema monetario en el país de origen. El soberano siempre estaba escaso de oro y plata, por lo que tenía un fuerte incentivo para devaluar la moneda (y así preservar el metal para financiar las guerras), mientras que prefería los pagos en monedas más pesadas. La población, por otro lado, tenía un fuerte incentivo para rechazar las monedas ligeras en pago, mientras atesoraba a las pesadas. O bien, los vendedores podían haber intentado mantener dos conjuntos de precios- uno más bajo para las monedas pesadas y otro más alto para las monedas ligeras. Pero aquello implicaba jugar con la horca.

El problema se resolvió muy gradualmente con el surgimiento del Estado-Nación moderno, una clara adopción del nominalismo en la acuñación y -finalmente- con el abandono del fenómeno practicado desde hace mucho tiempo de incluir metales preciosos en las monedas.

Con eso finalmente obtuvimos nuestros “medios de intercambio eficientes”: IOUs puros registrados electrónicamente. Las monedas de metales preciosos siempre fueron registros de IOUs, pero eran imperfectas. ¡Y han engañado a los historiadores y economistas!

Es cierto que todavía no he presentado un caso exhaustivo de que el dinero deba ser un IOU, no una mercancía. Necesitamos algunos bloques de construcción más para llegar a ello.


Referencias

* Agradezco a Chris Desan, David Fox y otros participantes de un seminario reciente (en 2011) en la Universidad de Cambridge por la discusión que me baso aquí.

1 comentario en “MMT Blog 13: ¿Monedas de dinero-mercancía (commodity money)? Metalismo vs Nominalismo, Parte Dos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s