Academia y docencia, Banco Central, Referencia

MMT Blog 14: IOUs Denominados en Moneda Nacional: Gubernamentales y Privados

Esta entrada forma parte de una Introducción a la MMT, cuyo índice se encuentra aquí.

Por L. Randall Wray, traducido y adaptado por Daniel Carrera, de su original en New Economic Perspectives.

En las últimas dos semanas nos desviamos un poco hacia el llamado dinero-mercancía que consiste en monedas de metales preciosos. Además, discutimos brevemente el patrón oro. Argumenté que, incluso bajo un patrón oro, la moneda es realmente el IOU del gobierno respaldado por impuestos. Y aquello se sigue cumpliendo incluso si el soberano estampa el IOU en una moneda de oro. Así que esas monedas de metales preciosos eran realmente lo que a menudo se ridiculiza como “dinero fiduciario”. La dicotomía típica que se plantea entre “dinero fiduciario” que no tiene “nada” que lo respalde vs un “dinero fuerte” o “dinero-mercancía” con oro o plata detrás, es en realidad una falsedad. Todos los sistemas de “dinero moderno” (que se aplican a los sistemas de “al menos los últimos 4.000 años”, como dijo Keynes) son sistemas de dinero estatal en los que el soberano elige un dinero de cuenta y luego impone obligaciones fiscales en esa unidad. Posteriormente, puede emitir moneda que se utiliza para pagar impuestos.

Al iniciar esta Introducción, había prometido no ahondar mucho en la historia- en primer lugar, porque nuestro principal propósito es explicar cómo funciona el dinero hoy en día; y en segundo lugar porque el pasado es considerablemente turbio (“brumas del tiempo”, como dijo Keynes). Sin embargo, sentí que era necesario explicar cómo funcionaban las cosas con el patrón oro y con monedas de metal (lo mejor que se puede determinar) para poder sostener que aquellos que piensan que los sistemas de “dinero fiduciario” son algo extraño, antinatural y de aparecimiento reciente, están confundidos. Los gobiernos del pasado y del presente pueden optar por atarse las manos, por así decirlo, al estar dispuestos a convertir sus monedas en metales preciosos o monedas extranjeras. Los sistemas de tipo de cambio fijo se encuentran en un extremo del continuo monetario moderno. Son una opción política. No hay nada “natural” en ellos. Sin embargo, lo que sí hacen es reducir en gran medida el espacio de la política fiscal- de maneras que se analizarán más adelante en la Introducción. Estados Unidos y otros países soberanos podrían optar por vincular la política de esa manera. Pero no regresarían a ningún pasado utópico y mítico con un dinero-mercancía natural autorregulado. En realidad, los regímenes nacionales de tipo de cambio fijo suelen traer más problemas de los que resuelven, y suelen ser de corta duración. A los sistemas internacionales de tipo de cambio fijo- como el de la libra esterlina o el de Bretton Woods, no les fue mejor. 

Esta semana volveremos a nuestro análisis del funcionamiento del sistema monetario actual, examinando la denominación de los IOUs en el dinero de cuenta estatal.

IOUs denominados en moneda nacional: el gobierno. En blogs anteriores, hemos argumentado que los activos y pasivos están denominados en un dinero de cuenta que lo elige un gobierno nacional y que se impulsa a través del mecanismo tributario. En un régimen de tipo de cambio flotante, los propios IOUs del gobierno —la moneda— no son convertibles en el sentido de que el gobierno no promete convertirlos en metales preciosos, en moneda extranjera o en cualquier otra cosa. Por el contrario, promete solo aceptar sus propios IOUs en los pagos realizados a sí mismo (mayoritariamente pagos de impuestos, aunque también pagos de tarifas y multas). Esta es la promesa necesaria y fundamental que se realiza: el emisor de un IOU debe aceptar ese IOU como pago. Siempre que el gobierno acuerde aceptar sus propios IOUs en el pago de impuestos, los IOUs del gobierno se demandarán (al menos para el pago de impuestos, aunque probablemente también para otros usos).

Por otro lado, cuando el gobierno promete convertir la moneda según se demande (a moneda extranjera o a metales preciosos), los tenedores de los pasivos del gobierno también tienen la opción de exigir la conversión. En algunos casos, esto puede aumentar la aceptación de la moneda gubernamental. Al mismo tiempo, aquello compromete al gobierno a realizar la conversión según se demande- lo que, como se discutió anteriormente, requiere que haya acumulado reservas de divisas o metales preciosos a los cuales promete convertir. Irónicamente, si bien podría encontrar una mayor aceptación de su moneda, ya que es convertible, también conoce que el incremento de la emisión de moneda aumenta la posibilidad de que no pueda satisfacer la demanda de conversión. Por esta razón, sabe que debe limitar la emisión de su moneda convertible. El “juego” termina si los tenedores comienzan a dudar de que el gobierno pueda convertir la moneda según lo demanden; a menos que el gobierno tenga suficiente acceso a divisas extranjeras o reservas de metales preciosos (ya sea a través de sus tesoros o de los préstamos de reservas que realice). Si no lo tiene, puede verse obligado a incumplir su promesa de convertir. Cualquier indicio de que el incumplimiento es inminente asegurará una corrida en la moneda. En ese caso, solo el 100% de respaldo de reserva (o acceso a prestamistas) permitirá al gobierno evitar dicho incumplimiento.

Reiteramos que la convertibilidad no es necesaria para asegurar la demanda de moneda nacional. Como se discutió anteriormente, siempre que el gobierno tenga la capacidad de imponer y recaudar impuestos, puede garantizar al menos una pequeña demanda de moneda no convertible. Todo lo que necesita hacer es insistir en que los impuestos se paguen en su propia moneda. Esta “promesa de aceptar en el pago de impuestos” es suficiente para crear una demanda de la moneda: los impuestos impulsan el dinero.

IOUs privados denominados en moneda nacional. Del mismo modo, los emisores privados de IOUs también se comprometen a aceptar sus propias obligaciones. Por ejemplo, si un hogar tiene un préstamo con su banco, siempre puede pagar el capital y los intereses del préstamo emitiendo un cheque en su cuenta de depósito en el banco. De hecho, todos los sistemas bancarios modernos manejan un servicio de compensación de cheques de modo que cada banco acepta cheques emitidos por todos los demás bancos del país. Esto permite que cualquier persona que tenga una deuda con cualquier banco del país, pueda presentar un cheque girado a cualquier otro banco del país para el pago de dicha deuda. Así, la facilidad de compensación de cheques opera para liquidar cuentas entre los bancos. Lo importante es que los bancos aceptan sus propios pasivos (cheques girados sobre depósitos) en pagos de deudas bancarias (los préstamos que han hecho los bancos), tanto como el gobierno acepta sus propias obligaciones (la moneda) en pagos de deudas al mismo gobierno (obligaciones tributarias).

Apalancamiento. Sin embargo, existe una gran diferencia entre el gobierno y los bancos. Los bancos a menudo prometen convertir sus pasivos en algo. Puede presentar un cheque a su banco para el pago en moneda, lo que normalmente se denomina “cobrar un cheque”, o simplemente puede retirar efectivo en el cajero automático (ATM por sus siglas en inglés) de una de sus cuentas bancarias. En cualquier caso, el IOU del banco se convierte en un IOU del gobierno. Los bancos normalmente prometen realizar estas conversiones “a la vista” (en el caso de los “depósitos a la vista”, que son cuentas corrientes normales) o después de un período de tiempo específico (en el caso de los “depósitos a plazo”, incluidas las cuentas de ahorro y los certificados de depósitos, conocidos como CDs- quizás con una penalización por retiro anticipado).

Para manejar estas conversiones, los bancos mantienen una cantidad relativamente pequeña de dinero en sus bóvedas; y si llegaran a necesitar más, solo piden al banco central que les envíe un camión blindado. Los bancos no quieren tener una gran cantidad de efectivo a la mano, ni tampoco necesitan hacerlo en circunstancias normales. Mucho dinero en efectivo podría ser atractivo para los saqueadores de bancos, pero la razón principal para minimizar las tenencias es que es costoso mantener la moneda. El costo más obvio es la bóveda y los guardias de seguridad, sin embargo, lo que es más importante para los bancos es que mantener reservas de moneda no genera ganancias. Los bancos prefieren tener los préstamos como activos, ya que de esa manera los deudores pagan intereses sobre los mismos. Por esta razón, los bancos apalancan sus reservas de divisas, manteniendo una fracción muy pequeña de sus activos en forma de reservas contra sus pasivos de depósito.

Siempre y cuando solo un pequeño porcentaje de los clientes intente convertir los depósitos en efectivo, no hay problema. Sin embargo, en el caso de una corrida bancaria en la que un gran número de depositantes intente convertir el mismo día, el banco deberá obtener moneda del banco central. Esto puede llevar incluso a un préstamo de última instancia por parte del banco central que otorgará reservas de divisas a un banco que enfrenta una corrida. En tal intervención, el banco central presta sus propios IOUs a los bancos a cambio de su IOU- el banco obtiene un crédito de reserva del banco central (un activo para el banco) y el banco central mantiene el IOU del banco como un activo. Cuando se retira efectivo del banco, se debitan sus reservas del banco central y el banco debita a la cuenta del depositante en el banco. El efectivo en poder del depositante es responsabilidad del banco central, mismo que a su vez es compensado por la obligación del banco hacia el banco central.

La próxima semana: comenzaremos con un análisis de cómo los bancos aclaran las cuentas entre ellos utilizando las reservas del banco central. Esto también conduce a una discusión sobre la “piramidación”: en las economías modernas que apalancan pasivos, es común hacer que los propios IOUs sean convertibles a aquellos que están más arriba en la pirámide de deuda. Por último, todos los caminos conducen de regreso al banco central.

1 comentario en “MMT Blog 14: IOUs Denominados en Moneda Nacional: Gubernamentales y Privados”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s