Academia y docencia, Banco Central, Economía política, Referencia

MMT Blog 20: Los Efectos de los Déficits Presupuestarios del Gobierno Soberano sobre el Ahorro, las Reservas y las Tasas de Interés, (continuación)

Esta entrada forma parte de una Introducción a la MMT, cuyo índice se encuentra aquí.

Por L. Randall Wray, traducido y adaptado por Daniel Carrera, de su original en New Economic Perspectives.

Complicaciones y preferencias privadas. A menudo existen dos objeciones a la afirmación de que el gasto público se realiza efectivamente acreditando simultáneamente la cuenta bancaria del receptor y las reservas del banco: a) debe ser más complicado que esto; y b) ¿qué ocurre si el gasto del sector privado y las preferencias de cartera no coinciden con el resultado presupuestario del gobierno?

La primera de estas objeciones ha sido tratada cuidadosamente en una larga serie de artículos publicados y working papers (por Bell (también conocido como Kelton), Bell y Wray, Wray, Fullwiler y Rezende que analizan los procedimientos operativos reales en los EE. UU., Canadá, y Brasil. Proporcionaré más referencias y más detalles posteriormente). En la práctica, la tesorería no puede acreditar directamente las cuentas bancarias cuando quiere gastar.

En cambio, se requiere una compleja serie de pasos que involucran al tesoro, al banco central y a los bancos privados cada vez que el tesoro gasta o impone impuestos. El banco central y la tesorería desarrollan tales procedimientos con el fin de garantizar que el gobierno pueda gastar, que los pagos de los contribuyentes a la tesorería no den lugar a cheques sin fondos y- lo que es más importante- que no se produzcan efectos no deseados en las reservas del sistema bancario. Si bien el resultado final es exactamente como se describió previamente en esta Introducción (los gastos de tesorería generan créditos bancarios, los impuestos generan débitos y los déficits presupuestarios implican créditos netos tanto para depósitos a la vista como para reservas bancarias), esto es más complicado.

Esto a menudo genera otra pregunta: ¿qué ocurre si el banco central se niega a cooperar con el tesoro? La respuesta es que el banco central no alcanzaría su objetivo de tasa de interés a un día (y eventualmente pondría en peligro al sistema de pagos ya que los cheques comenzarían a rebotar). Se remite a los lectores a la literatura sustancial alrededor de la coordinación (más detalles sobre los problemas que se publicarán posteriormente). Los no especialistas pueden estar seguros de que la simple explicación otorgada más arriba es suficiente: la conclusión de un análisis más cercano es que los déficits del gobierno conducen a créditos netos a las reservas, y si se crea un exceso de reservas no deseado, se drenan mediante la venta de bonos para mantener la tasa de interés objetivo del banco central.

El impacto operacional de la venta de bonos es sustituir los bonos del gobierno por las reservas- es como proporcionar a los bancos una cuenta de ahorro en el banco central (bonos del gobierno) en lugar de una cuenta corriente (reservas del banco central). Esto se hace para aliviar la presión a la baja sobre la tasa de interés a un día.

Con respecto a la segunda objeción, primero debemos notar que, si la postura fiscal del gobierno no es consistente con el ahorro deseado del sector no gubernamental, entonces el gasto y el ingreso se ajustan hasta que el resultado fiscal y el balance del sector no gubernamental sean consistentes. Por ejemplo, si el gobierno intentó tener un déficit mayor que el superávit deseado del sector no gubernamental, entonces se produce alguna combinación de mayor gasto por parte del sector no gubernamental (menor ahorro no gubernamental y menor déficit presupuestario), mayores ingresos fiscales (por lo tanto, menor déficit presupuestario y menor ahorro), o mayores ingresos del sector no gubernamental (es decir, un mayor ahorro deseado equivale al déficit mayor).

Debido a que los ingresos fiscales (y algunos gastos del gobierno) se determinan endógenamente por el desempeño de la economía, la postura fiscal se determina, al menos parcialmente, de manera endógena; del mismo modo, el balance actual alcanzado por el sector no gubernamental se determina endógenamente por las propensiones al ingreso y al ahorro. Por identidad contable (presentada previamente) no es posible que el balance del sector no gubernamental difiera del balance del gobierno (con el signo invertido- uno tiene un déficit y el otro un superávit); esto también implica que es imposible que el ahorro agregado del sector no gubernamental sea menor (o mayor) que el déficit presupuestario.

Por tanto, esas son las respuestas en general a esas objeciones. Haré un texto sencillo más adelante con más detalles. Sin embargo, la semana que viene veremos de mejor manera la decisión del ahorro privado.

2 comentarios en “MMT Blog 20: Los Efectos de los Déficits Presupuestarios del Gobierno Soberano sobre el Ahorro, las Reservas y las Tasas de Interés, (continuación)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s