Academia y docencia, Banco Central, Economía política, Referencia

MMT BLOG 21: Los déficits presupuestarios del gobierno y el proceso de ahorro de “dos pasos”

Esta entrada forma parte de una Introducción a la MMT, cuyo índice se encuentra aquí.

Por L. Randall Wray, traducido y adaptado por Daniel Carrera, de su original en New Economic Perspectives.

En las dos semanas anteriores hemos demostrado que los déficits presupuestarios del gobierno toman la forma de créditos netos a las reservas bancarias en el banco central, así como a las cuentas de depósito de quienes reciben el gasto público neto. Normalmente, esto conduce a un exceso de reservas que se drena a través de la oferta de bonos del gobierno, que se venden ya sea por el banco central o por el Tesoro (ministerio de finanzas o de hacienda). Por lo tanto, los déficits presupuestarios normalmente culminan en adquisiciones positivas netas de bonos del Tesoro. Pero incluso si no lo hacen, el sector gubernamental termina con un ahorro neto en forma de derechos al gobierno.

Para ponerlo de la forma más simple posible: el gasto público deficitario genera ahorros en el sector no gubernamental en forma de moneda doméstica (efectivo, reservas, bonos del Tesoro). Esto se debe a que los déficits gubernamentales implican necesariamente que el gobierno ha acreditado más cuentas a través de sus gastos de las que debitó a través de sus impuestos.

Recordando los comentarios del Blog 20, necesitamos dejar claro que estamos hablando de ahorro neto en moneda doméstica. El sector doméstico no gubernamental también puede ahorrar en activos en moneda extranjera. Incluso algunos miembros del sector no gubernamental pueden ahorrar en forma de derechos frente a otros miembros del sector doméstico no gubernamental- pero todo eso se reduce a cero.

A partir de la discusión anterior, ahora es obvio que los ahorros no gubernamentales en moneda doméstica no pueden preexistir al déficit presupuestario, por lo que no debemos imaginar que un gobierno que gasta en déficit debe acercarse primero al sector no gubernamental para pedirle prestado sus ahorros. En lugar de eso, debemos reconocer que el gasto del gobierno conceptualmente viene primero- se logra mediante créditos a cuentas bancarias. En ese sentido, reconocemos que tanto el déficit presupuestario resultante como los ahorros de activos financieros netos (superávit presupuestario) de los sectores no gubernamentales, son iguales y residuales.

Como nota al margen (por ahora), quienes afirman que el gobierno de EE. UU. debe pedir prestados dólares a chinos ahorrativos, no comprenden la contabilidad más básica. Los chinos no emiten dólares- sino los Estados Unidos. Cada dólar que los chinos “prestan” a los Estados Unidos provino de los Estados Unidos. En realidad, los chinos reciben dólares (créditos de reserva en la Fed) principalmente de sus ventas de exportación a los EE. UU., luego ajustan sus carteras a medida que compran activos en dólares con mayores ganancias (principalmente, bonos del Tesoro). El gobierno de Estados Unidos nunca pide prestado a los chinos para “financiar” su déficit presupuestario. En realidad, el déficit de cuenta corriente de EE.UU. proporciona derechos en dólares a los chinos, y el déficit presupuestario de EE.UU. asegura que estos sean en forma de “moneda” (definida en términos generales para incluir efectivo, reservas y bonos del Tesoro).

De manera más general, como argumentó JM Keynes, el ahorro es en realidad un proceso de dos pasos: dado el ingreso, cuánto se ahorrará; y luego, dado el ahorro, en qué forma será contemplado. Por tanto, muchos de los que plantean la segunda objeción- que las preferencias de cartera no gubernamentales pueden desviarse de los planes de gasto del gobierno- tienen en mente las preferencias de cartera (es decir, el segundo paso) del sector no gubernamental. ¿Cómo podemos estar seguros de que el déficit presupuestario que genera la acumulación de activos frente al gobierno será consistente con las preferencias de la cartera, incluso si la posición final de ahorro del sector no gubernamental es consistente con los deseos de ahorro? La respuesta es que las tasas de interés (y por lo tanto los precios de los activos) se ajustan para asegurar que el sector no gubernamental esté feliz de mantener sus ahorros en el conjunto existente de activos. Aquí, para entenderlo mejor, debemos analizar el papel que desempeña la deuda que gana intereses del gobierno (“bonos del tesoro”, billetes o bonos).

Para los propósitos de esta discusión, podemos suponer que cualquiera que vendió bienes y servicios al gobierno lo hizo voluntariamente; también podemos suponer que cualquier destinatario de un pago de “transferencia” del gobierno estaba feliz de recibir el depósito. Los recipientes del gasto público pueden entonces tener recibos en forma de depósito bancario, pueden retirar efectivo o pueden usar el depósito para gastar en bienes, servicios o activos.

En el primer caso, no se producen más efectos de cartera. En el segundo caso, las reservas bancarias y los pasivos en depósitos se reducen en la misma cantidad (esto puede generar acciones adicionales si reduce las reservas agregadas del sistema bancario por debajo de los niveles deseados o requeridos- pero el banco central siempre las acomoda en la medida en que los intentos de los bancos para ajustar las tenencias de reservas provocan que la tasa de interés objetivo se aleje del objetivo). En el tercer caso, los depósitos se trasladan a los vendedores (de bienes, servicios o activos). Solo los retiros de efectivo o el reembolso de préstamos pueden reducir la cantidad de depósitos bancarios- de lo contrario, solo cambian los nombres de los titulares de las cuentas.

Aun así, estos procesos pueden afectar los precios- de bienes, servicios y, lo más importante, de los activos. Si los depósitos y reservas creados por el gasto público deficitario son mayores de lo deseado a nivel agregado, entonces el “desplazamiento de bolsillos” aumenta los precios de los bienes, los servicios y los precios de los activos, bajando las tasas de interés. Los bancos centrales modernos operan con un objetivo de tipos de interés a un día.

Cuando el exceso de reservas hace que los bancos oferten la tasa real a un día por debajo del objetivo, esto desencadena una venta de mercado abierto de bonos del gobierno que drena el exceso de reservas. (Como se discutió en la respuesta a los comentarios la semana pasada, modificamos esto si la tasa de interés objetivo es cero; o si el banco central paga una tasa de apoyo por debajo de la cual el exceso de reservas no puede impulsar las tasas de mercado).

Por tanto, la respuesta a la segunda objeción sobre la inconsistencia de las preferencias de la cartera es bastante simple: los precios de los activos / las tasas de interés, se ajustan para garantizar que las preferencias de la cartera no gubernamental estén alineadas con la cantidad de reservas y depósitos que resultan del gasto público- y si el banco central no desea que los tipos de interés a corto plazo se alejen de su objetivo, entonces interviene en el mercado abierto.

Es mejor pensar en el ahorro neto del sector no gubernamental como una consecuencia del gasto deficitario del gobierno- que genera ingresos y ahorros. Estos ahorros no pueden preexistir a los déficits, ya que los créditos netos del gobierno crean los ahorros. Por lo tanto, los ahorros no “financian” realmente los déficits, sino que los déficits crean una cantidad igual de ahorros.

Por último, el temor de que el gobierno pueda “imprimir dinero” si la oferta de financiación resulta insuficiente es injustificado. Todo el gasto del gobierno genera créditos a cuentas bancarias privadas- lo que podría considerarse como un aumento de la oferta monetaria (inicialmente, los depósitos y las reservas aumentan en una cantidad equivalente al gasto del gobierno).

Sin embargo, las preferencias de cartera del sector no gubernamental determinarán cuántas de las reservas creadas se transformarán en bonos, y los impuestos en aumento pagados determinarán cuántas de las reservas y depósitos creados serán destruidos.

La próxima semana: profundizaremos más en las ventas de bonos del gobierno y los impactos de los déficits presupuestarios en las tasas de interés.

1 comentario en “MMT BLOG 21: Los déficits presupuestarios del gobierno y el proceso de ahorro de “dos pasos””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s